Capítulo VIII (de Vals, Café y la Ciudad)

Para_Amelia

Solía pensar que la vida era como un libro enorme donde todo estaba escrito, cada detalle por más pequeño que fuese, y como era una sola historia cada pequeña cosita estaba vinculada a algo más grande. Comencé a creer en “el destino” y que “todo estaba destinado a pasar”. Pero la vida no es un libro, y no todas pequeñas chispas se convertirá en grandes fuegos artificiales, tal vez la mayoría del tiempo esos pequeños momentos maravillosos ocurren para hacernos feliz por tan solo un período determinado de tiempo y no necesariamente se desarrollaran en algo más grande. A veces desearía que irme no hubiese sido una opción, me pregunto qué hubiera pasado si no hubiese tenido que quedarme. Pero cuando pienso en la persona en la que me hubiese convertido si me hubiera quedado, no se me viene una imagen muy bonita a la mente.

Cuando nos dijimos que nos amábamos ese día en la playa frente a la fogata, me sentí como la mujer más feliz del planeta. Pensé que no podía ser mejor. Recordé ese día en la cafetería, la primera vez que nos vimos, todo había sido como un cuento de hadas. Esa semana que pasamos juntos con el resto del grupo en República Dominicana había sido, sin duda, la semana más memorable de mi vida.

[PARA CONTINUAR LEYENDO POR FAVOR VISITA MI BLOG bakeandread.wordpress.com haz clic en ESPAÑOL –> Vals, Café y la Ciudad –> Capítulo VIII. Este es el octavo capítulo de una historia de amor de dos jóvenes que se conocen en Nueva York, puedes leer todos los capítulos en el blog :D. DALE ME GUSTA/COMENTA/COMPARTE/SIGUEME]

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s