Capítulo IV

Capitulo IV

Broadway, cena y…

Capítulo cuatro

Solía tener este sueño recurrente: soñaba que podía volar, pero para que pudiera volar tenía primero que cerrar mis ojos. Siempre y cuando mis ojos permanecieran cerrados podía sentir el aire rozando suavemente mi piel, y podía sentir mi cabello ondeando entre el viento. Pero tan pronto abría mis ojos comenzaba a caer en un abismo sin fin. Así fue como comenzó esta aventura de amor; parecía tan imposible que era como si tuviese que renunciar al mundo cognitivo para poder creer en él.

Cerré la puerta a mi espalda y me acerqué ansiosamente al Aston Martin parqueado frente a la puerta de recepción. El salió del carro: traje gris, camisa de vestir blanca, y corbata azul metal. Abrió la puerta de pasajero y me sonrió.

“Wow, me encanta tu carro”

“Gracias”, rió “pero no es mío, un amigo me pidió prestado el mío y chocó contra un hidrante, el golpe no fue tan grande, pero ahorita está en el mecánico. Y bueno, me prestó su coche mientras arreglan el mío”

“Ya veo, y tú ¿qué carro tienes?”

“Un BMW”

Me subí al carro y nos fuimos.

“Te ves muy bonita”, dijo.

“Tu también te ves bonito”, dije bromeando.

Como era de esperarse, el teatro estaba lleno. Habían dos asientos cerca de la orquesta, en la fila de en medio hacia los que nosotros caminamos.

El musical fue todo lo que yo pensaba que sería, un gran espectáculo: las canciones, las luces, la magia. Fue como si hubiésemos estado en otro universo.

Al final del show, nos quedamos un poco más tarde para dejar salir parte de la multitud. Entonces, él suavemente tocó mi brazo y dijo:

“¿Tienes hambre? Conozco un lugar que estoy casi seguro que te va a fascinar”

“¿A dónde?”

El simplemente me quedó viendo “no quiero arruinar la sorpresa, vamos”

Me llevó a un edificio de 45 pisos, era un hotel muy elegante. Tomamos el elevador hacia el último piso. Podía ver el entusiasmo que tenía por enseñarme este lugar. Asumí que iba a ser un restaurante en la terraza, como había escrito en mi lista.

“No es un restaurante de terraza como recuerdo que mencionaste en tu lista. Es aún mejor”, dijo.

Las puertas se abrieron y un mesero nos dio la bienvenida a la elegante sala de recepción del restaurante. El habló con el mesero y estrechó su mano. Nos dieron una mesa cerca de la ventana.

“Mira afuera”, dijo ansiosamente esperando ver mi reacción.

“¿La ciudad? ¡Súper linda la vista!” dije y volví mi rostro hacia él.

“Mira de nuevo”

Lo hice y entonces noté que la habitación estaba rotando. Era mágico, podía ver toda la ciudad cubierta en luces: el Empire State Building, Chrysler, el Rockefeller Center, inclusive podía ver el reflejo de los edificios en el río Hudson, ¡era maravilloso!

“¿Qué te parece?”

“¡Está súper chido el lugar! Digo… ¡me fascina, en serio! ¡Ya quiero ir a todos esos lugares!” Mis ojos estaban fijos en la ventana.

“Bueno, las clases terminan pronto, tengo dos semanas antes de regresar a Oregon, que te parece si…” estaba diciendo.

“¿Quieres explorar New York conmigo?”

“Si me dejas…”

“¡Obvio sí!”

Y así hicimos. Tuvimos nuestro último examen final el mismo día, yo lo tuve a las 8AM (exageradamente temprano) y él lo tuvo un par de horas más tarde. Ese día vimos el atardecer en el jardín de terraza del Museo Metropolitano.

Ese fue el comienzo de nuestra aventura de dos semanas. Nos levantamos temprano y desayunamos frente a Tiffany’s, luego caminamos por Holly Golightly’s brownstone, como Audrey Hepburn lo hizo en Breakfast at Tiffany’s. Tuvimos un picnic en Central Park, patinamos en Rockefeller Center y luego caminamos por el High-Line Park. Nos sentimos parte de la historia de Nueva York caminando por Grand Central y el Brooklyn Bridge, acá Gael me contó toda la historia de su construcción, los muchos años que tomó, él ingeniero que la comenzó, y cómo el hijo la terminó. Y por supuesto fuimos a muchas pizzerías. ¡Hicimos tanto en esas dos semanas!

En la última noche fuimos hasta la punta del Empire State Building. La vista era hermosa, me dejó sin palabras y no podía pensar en una mejor persona con la que me hubiese gustado estar. Me sentía tan libre cuando estaba con él, podía ser yo misma, le podía decir cualquier cosa porque él amaba como era y yo amaba quien era cuando estaba con él. Parte de mi tenía miedo, miedo porque nunca me había sentido así con nadie, tenía miedo al sentimiento que podría crecer dentro de mí y a lo que podría pasar si no fuera correspondido. La otra parte de mi solo estaba interesada en ese presente, en lo que quería en ese momento y en cómo con él me sentía invencible.

“Gael, ¿Tú bailas?” unas semanas antes había pasado por uno de los pasillos de la universidad y había visto una clase de baile de salón. Estaban todos vestidos formalmente: trajes y corbatas, vestidos largos y zapatos de tacón. Había querido tomar esa clase desde que la vi, pero no quería hacerlo sola. Luego conocí a Gael y pensé en preguntarle pero pensaba que no iba a querer.

“Pues… sí, ¿Tú?”

“Sí, más o menos. Hay una clase que he querido tomar pero no me atrevo, es baile de salón, pensé que sería divertido si la tomamos juntos ¿qué dices?”

“¿Baile de salón? Pues… sí creo que estaría interesante”

A la mañana siguiente él salió para Oregon y yo tuve mi primer día de la pasantilla de verano.

 

[Espero hayas disfrutado este capítulo ❤ 🙂 si te gusto ¿Me harías un gran favor? Por favor haz lo siguiente :]

  • Dale me gusta, si disfrutaste leerla.
  • Escribe tus comentarios, ¿alguna vez haz ido a Nueva York? ¿Qué lugares te gustaría visitar? ¿Cuales son tus lugares favoritos?
  • Subscribete para recibir notificaciones.
  • Compártelo con otros, para que más personas puedan leerlo.

En serio, gracias por leer, espero continues leyendo los demás capítulos :)!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s